Archivo de la etiqueta: Niños

Crecer de golpe

Desgraciadamente, eso es lo que tienen que hacer muchos niños y niñas, no sólo de nuestro país, sino del mundo entero, crecer y madurar antes de tiempo debido al maltrato sufrido en sus hogares y, también, porque no decirlo, fuera de ellos. En este artículo me centraré en este tema, el maltrato infantil.

El maltrato infantil es una realidad oculta pero es un hecho que está ahí presente. De hecho y, según las estadísticas, 5 de cada 1000 niños son maltratados reconocidos, y dejar este término bien claro, tanto física como psicológicamente, en nuestro país, y 20 de cada 100 adultos afirman haber sufrido maltratos durante su infancia. También hay que decir que, en esta sociedad, estamos acostumbrados a pensar que sólo se producen maltratos en poblaciones marginadas y estamos muy equivocados porque, el maltrato infantil, por desgracia, se da en todas las sociedades.

¿Por qué se maltrata a un menor?, cuestión complicada, la verdad que no existe ninguna justificación para maltratar a nadie y, menos a un niño o una niña. El problema de fondo de muchos padres que maltratan a sus hijos yo pienso que puede existir, entre otros muchos factores, en la infancia que haya tenido ese padre o madre y en la educación recibida, ya sabemos todos que, hace 40 o 50 años, no estaba tan mal visto, y ese reflejo plasmarlo en el niño de hoy en día, pagando con él las dificultades del pasado sin importar las múltiples consecuencias que se pueden causar en él para un futuro.

Hablando de consecuancias, éstas ¿cuáles pueden ser?. Primero, en el ámbito escolar, las malas notas y el absentismo escolar. En el ámbito social, sin embargo, aún son más duras, por ejemplo, la indiferencia a todo lo que ocurra alrededor, el miedo a la vida, la falta de afectividad, el no compromiso con nada ni nadie, la desconfianza y un largo etcétera y, todo esto, ¿en qué se traduce?, se traduce, básicamente, en SOLEDAD.

Está demostrado y, no es algo baladí, que cualquier persona puede ser maltratadora en cualquier momento de su vida, por las razones que sean, nunca justificadas, pero un niño o niña que durante su etapa de infancia ha sufrido un maltrato, del tipo que sea, aumenta la posibilidad de que, en su etapa adulta, sea un maltratador en toda regla, porque es lo que ha recibido y vivido y ¿qué es lo correcto para que esto no ocurra? es muy sencillo pero, quizás, a la vez complicado. Primero saber el significado de ser padre o madre y las consecuencias y responsabilidades que ello conllevo y, algo muy importante, es apostar siempre por el diálogo. Y ¿qué decirle a esos niños maltratados? que busquen donde recurrir y una gran medida de ayuda es la denuncia, que no lo duden, aunque sean sus propios padres, un maltrato no hay que tolerárselo a nadie.

En definitiva, como educador está claro que todo este tema me inquieta y pienso que es necesario hacer campañas contra ello y, repito lo mismo de siempre, los niños nunca tienen la culpa, no les hagamos infelices el resto de sus vidas.

Os dejo un vídeo de concienciación sobre el maltrato infantil.

Anuncios

Enseñar a comer es enseñar a crecer

Hoy 28 de mayo se celebra la XI Edición del Día Nacional de Nutrición en España con un eslogan claro “ENSEÑAR A COMER ES ENSEÑAR A CRECER”. El objetivo de este año, por parte de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), es concienciar a la familia a que los pequeños de la casa adquieran unos buenos hábitos alimenticios y es que una de las consecuencias más importantes, si esto no se lleva a cabo, es la obesidad infantil y los datos actuales no son muy esperanzadores, España ocupa el tercer puesto, a nivel mundial, de obesidad infantil aumentando, desde 2005, el porcentaje de infantes obesos en nuestra sociedad.

Vamos a ser visuales con este tema, la gráfica que viene a continuación muestra los porcentajes de prevalencia de sobrepeso y obesidad en España a niños y niñas de entre 6 y 10 años, corresponde a un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad en su programa “Estrategia Naos”

Fuente: Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Estrategia Naos.

Como vemos, los datos no son muy esperanzadores, como decía, siendo casi la mitad de niños y niñas de nuestro país los que sufren exceso de peso y, con este Día Nacional de la Nutrición, esta es una de las cosas que se quiere paliar e ir evitando en nuestra sociedad.

A mí, como educador social, me importa mucho este tema y me parece una propuesta muy buena lo que se intenta hacer desde FESNAD haciéndose, a nivel nacional, actividades en hospitales, escuelas, universidades y centros comerciales con respecto a esto y es que la educación, como siempre digo, viene primero desde casa, con la familia al mando, si desde casa no se le enseña al niño a mantener una buena alimentación y a saber comer de todo y sano, desde el colegio, sobre todo, en comedores escolares, por mucho que se siga un plan de alimentación equilibrada, se va a conseguir muy poco. Por eso es importante que el niño aprenda a comer, desde bien pequeño, porque la alimentación es un indicador importante para el crecimiento y sólo enseñando a comer se le enseñará a crecer fuerte y sano, tengamos esto en la base de la educación familiar y alimentaria y las cosas empezarán a mejorar.

Me gustaría dejaros material sobre este día, a vuestra disposición, aquí. Empezando con el cartel con el que se presenta esta campaña y el tríptico y un powerpoint con datos muy clarificantes y bien explicados. Decir que todo este material está expuesto en la página web de FESNAD pero para facilitar las cosas os lo dispongo aquí.

                                                                       

TRÍPTICO_DNN_2012                                                   

Presentación_para_conferencias_DNN_2012

Cuando te llaman señor por primera vez

Aún lo recuerdo, aquella primera vez, con dieciocho años apenas cumplidos, cuando aquel niño de no más de seis me llamó señor pidiéndome una pelota que se le había escapado, ahí es donde te das cuenta de que nada volverá a ser como antes y que nada será como lo habrías imaginado.

Infancia, tierna infancia, época en la que tu única preocupación era salir con tus amigos al parque, jugar a la pelota y comprar una bolsa llena de gominolas para después comértelas, aquello si que era un mundo feliz, un mundo dónde nos prometían muchas cosas pero que, al final, quedaba en eso, promesas incumplidas.

Aquello, también, ha cambiado, la infancia de mi generación nada tiene que ver con la infancia actual, una infancia condicionada, sin duda, por los avances en nuestra sociedad. ¿Dónde están aquellas canicas con las que echábamos carreras?, ¿dónde aquellos cromos que intercambiábamos con los amigos? y ¿aquellas conversaciones de críos con las que nos podíamos pasar horas en el parque hablando? Todo aquello queda traducido en tecnología, ahora las carreras se echan con la Play Station, lo que se intercambia no son cromos sino fotos o animaciones por el móvil y las conversaciones han dejado de ser cara a cara para ser de cara a un ordenador, utilizando el messenger, todo cambia, pero aún así son felices, porque es lo que les ha tocado vivir y, aún con el cambio, tambíen les prometen como nos hicieron a nosotros, con preocupaciones diferentes pero con las mismas promesas.

Pasa la infancia y te haces mayor, durante muchos años te has estado preparando para ser alguien importante o, al menos, alguien con recursos para poder independizarte, casarte, tener hijos y embaucarte en una buena vida y, ¿con qué te encuentras? con que todo eso tendrá que esperar. Ni casa, ni pareja, ni hijos, ni trabajo, además de encontrarte con un mundo que, en vez de ir a mejor, se va atrasando cada vez más y más, luchando contra varias crisis pero, también, contra la crisis más importante de todas, la crisis de identidad, porque ¿dónde ha quedado aquel niño con ilusiones en la vida?

En definitiva, sea con canicas o con Play Station hay que buscar nuestra propia felicidad, afrontando los obstáculos de la vida y saber, siempre, quienes somos recordando lo que nos prometieron y luchando por que esas promesas se hagan realidad.

Os dejo un vídeo que es otra reflexión sobre lo mismo, del catalán Benjamín Villegas, en el cual a nosotros nos llama “LA GENERACIÓN PERDIDA” apelativo, por el cual, estoy de acuerdo y se plantea la misma pregunta que yo ¿dónde está lo que nos prometieron? os animo a verlo porque merece la pena.

Pobreza con rostro de niño

Existen temas de los cuáles no me gustaría hablar pero, en este caso, me veo moralmente obligado a hacerlo por la gran preocupación que me causa. Estoy hablando de la creciente pobreza infantil existente, no sólo en el mundo, sino en nuestro país.

Está claro que la crisis económica que aflora, al mundo entero, perjudica a muchos colectivos pero, sin duda alguna, el colectivo más afectado por ello es la infancia y se estima, que en España, son más de dos millones de infantes los que viven por debajo del umbral de la pobreza.

El informe elaborado por Unicef España “La infancia en España 2012-2013” indica que los niveles actuales de pobreza infantil en nuestro país han superado, por primera vez, el 26% habiendo subido, en dos años, casi 205.000 niños más que viven en hogares con ingresos muy por debajo del umbral de pobreza detectándose, en muchos de ellos, casos de empeoramiento de sus condiciones de vida lo cual afecta a la calidad de su alimentación, a la convivencia y a las relaciones filioparentales. Si estáis interesados/as en leer dicho informe, os lo adjunto AQUÍ.

Todo este tema es una cuestión que me preocupa bastante, no sólo como sociólogo o educador social sino, también, como ser humano. Yo sé que las familias no tienen la culpa de nada porque a ellas son a las que les afecta esta situación pienso que quien, realmente, son los culpables de esto son muchas personas egoístas y capitalistas porque si, vivimos en una sociedad capitalista y consumista que, aún en período de crisis, nos vemos atraídos al consumo innecesario y al gasto derrochador.

Sólo pido una llamada a esta sociedad, una llamada muy importante, y es trabajar por evitar la pobreza en el mundo que, cada uno, ponga su granito de arena por que niños y niñas, no sólo de nuestro país, se levanten todos los días con algo de ropa que ponerse y algo de comida que llevarse a la boca y hago, también, un llamamiento a nuestros políticos para que tengan en cuenta a nuestros infantes dentro de su agenda política y social porque ellos, como siempre digo, bajo su inocencia de simple infancia no tienen la culpa, ayudémosles.

Os dejo este vídeo de Unicef que, personalmente, me remueve el alma y en el que se explica, brevemente, la situación de varios niños en consecuencia de la crisis.

Pediatría Social: una mirada profunda

Que cada día se aprende una cosa nueva, no tengo duda de ello y más cuando esta misma tarde he leído un artículo sobre una nueva forma de medicina que, con mi titulación, me ha parecido la mar de interesante. Hablo de la Pediatría Social y de ella me gustaría hablar en este post.

Para dejar claros los conceptos, en primer lugar, explicaré, brevemente, que es eso de la Pediatría Social, que no es más que una rama de Medicina que se dedica a la atención a la salud de la infancia pero, abarcando todas aquellas situaciones en las que la salud del niño sufre por una causa externa social y que, claramente, repercuta sobre su entorno social.

¿Por qué fomentar esta nueva modalidad de Pediatría?  La respuesta está muy clara y es que, cada vez más, los pediatras se encuentran con multitud de problemas, en nuestros infantes, que unas pastillas, tomadas cada 8 horas, no son capaces de solucionar. Son problemas sociales como el fracaso escolar, el maltrato infantil, la obesidad, la adopción de los propios niños, entre muchos más.

La verdad es que todos estos problemas se están viendo acrecentados, con el paso de los años y, por ello, se quiere reforzar el carácter social de la atención a nuestra infancia y llevar esta práctica, más allá de extrictamente clínico.

Como educador social tengo que decir que, todos estos problemas sociales de los que estamos hablando, son muy preocupantes no sólo para la infancia sino, también, para la sociedad en general y, por ello mismo, que desde la Pediatría se intente trabajar todo esto me parece muy bien y un gran paso para la medicina.

Desgraciadamente, en España, sólo existen tres hospitales, en las comunidades de Andalucía y Madrid, que han impuesto la Pediatría Social en su plan sanitario pero, esto, parece que se ampliará por todo el territorio ya que, esta misma tarde, en el artículo que hablaba al principio, he leído que en Euskadi se quiere implantar la Pediatría Social. Como dice la pediatra del ambulatorio de Lakuarriaga de Vitoria, Maite Aranzabal, se quiere recuperar la visión tradicional del pediatra, con una vuelta a los orígenes ya que

“El médico era muy social, porque podía dar consejos conociendo desde dentro a sus pacientes. Años más tarde, las consultas se convirtieron en un trabajo exclusivamente médico y ahora se está volviendo a ahondar en la faceta social”

En definitiva, espero que esta modalidad sanitaria se implante, lo antes posible, en nuestros hospitales y ambulatorios ya que, creo que sería de gran complemento, por parte de la medicina, junto con los psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y educadores sociales para poder solventar, de una vez por todas, toda esa problemática social tan extensa y ayudar, al fin, a miles de niños que la sufren porque ellos nunca tienen la culpa.