Archivo de la etiqueta: Libertad

Expresión de pertenencia

El conflicto nacionalista existente entre Euskadi y Cataluña con España no es algo novedoso, pero siempre está ahí y sale a relucir siempre que se puede. En este caso ha sido la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre quien ha reabierto la brecha, ¿la razón? la final de la Copa del Rey del próximo día 25 de mayo que enfrentará al F.C.Barcelona contra el Athletic Club de Bilbao. Pero el tema aquí no es el fútbol sino las palabras de la señora Aguirre que me servirán para exponer un tema que va más allá de cualquier nacionalismo, la libertad de expresión y el sentimiento de pertenencia de cada uno.

Pongámonos en situación, la petición particular de la Presidenta Aguirre es que la final de la Copa del Rey del presente año

“se suspenda y se juegue a puerta cerrada en otro lugar”

El porqué de esto es la posible consecuencia que se podría causar por las pitadas de ambas hinchadas en el momento de sonar el himno del país lo cual, dice ella

“Los ultrajes a la bandera o al himno son delito en el Código Penal. No se deben consentir y por lo tanto, mi opinión es que el partido se debe suspender y celebrarse a puerta cerrada en otro lugar”

Reitero que mi intención aquí no es hablar de fútbol, sino de la libertad de expresión de los ciudadanos, ¿dónde está?, ¿por qué insisten en abogar por la ley del silencio?  Que ganas tienen siempre, nuestros políticos, en meter cizaña innecesaria.

Una cuestión que, también, veo fundamental en los derechos de cualquier ciudadano y, sumándose a la libertad de expresión, es el sentimiento de pertenencia de cada uno, cosa respetable por encima de todo, dejando la política a un lado y, como ya dije en un artículo anterior, no abogar por una política autoritaria que lleve a totalitarismos.

En definitiva, yo creo que cada uno es libre de expresar y defender sus ideales allá por donde pase sin dañar al resto y respetando lo de los demás. Yo soy de donde soy y me siento orgulloso de ello y respeto la pertenencia de los demás, ahí se encuentra la clave de la convivencia, en el respeto y cuando personas como la señora Aguirre rompe con ese respeto, como yo creo que lo ha hecho, rompe con todo y ahí es donde llega el conflicto.

Termino este artículo con una frase de George Orwell que dice:

“Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”

Anuncios

Una sociedad manipulada

Esta misma tarde he leído un artículo en el que se expone como la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría defiende que las reformas, que el Ejecutivo haga, tienen que realizarse anteriormente a su explicación a la ciudadanía.

Como véis vivimos en un país en el que, todos los ciudadanos, nos encontramos controlados, manipulados y ninguneados teniendo que acatar unas normas impuestas por un Gobierno, que en mi punto de vista, bien se puede parecer a una dictadura. La razón que justifica este planteamiento de Santamaría es, como ella misma dice, que

 “luego nunca llegan a hacerse”

Me parece muy bien que quieran poner una barrera para poder hacer lo que a ellos les de la real gana pero, lo que no me parece tan bien es que toda la población tenga que estar atada a unas cuerdas que ellos puedan mover a su antojo.

¿Dónde se encuentra aquí la libertad ciudadana? Si repasamos la Declaración de Derechos Humanos firmada en el año 1948, la libertad es uno de los derechos más fundamentales de todo ciudadano, sea cual sea su dimensión. Entonces, si esto es así, ¿por qué no se nos deja opinar con todo derecho sobre las reformas que el Gobierno realice?

Con todos mis respetos, creo que bajo esa línea de Gobierno se va a llegar a un Estado que bien se va a parecer a una sociedad totalitaria. Hablando de esto, me gustaría hacer una referencia a una obra literaria clásica que leí hace un tiempo, el libro 1984 de George Orwell, donde éste crea una sociedad totalitaria controlada por el “Gran Hermano” que, a través de unas telepantallas situadas en partes de toda una ciudad, observa cada movimiento de los ciudadanos. Todos estos viven en una situación es esclavitud y están atados a sus propias acciones, es decir, que deben obedecer todo aquello que el Gran Hermano ordene y venerarle como el gran mandatario que es.

¿Qué ocurre, en este caso, con aquellos que incumplen alguna de las leyes o normas impuestas? Son castigados de la forma más cruel y con aquello que más teman. Todo esto se puede observar muy bien en la lectura de dicha obra con su protagonista, Winston, que rompe con muchas de las normas que el Gran Hermano impone y, al final, es castigado por ello.

Esta obra, como digo, es un claro ejemplo de lo que estoy hablando, una sociedad con pérdida de muchas libertades entre las que destacar la libertad de expresión y la de movimientos.

Volviendo al inicio de esta reflexión, creo que debemos exigir a nuestro Gobierno, como ciudadanos que somos y estemos de acuerdo con sus creencias o no, que antes de ejecutar hay que explicar y después actuar. Quizás sea muy extrema mi reflexión pero pienso que está clara su postura, para este nuevo Gobierno no somos nadie, simplemente títeres que se muevan a su alrededor y que puedan controlar desde todos los ángulos posibles, sin dejar cabo suelto, potenciando su autoritarismo y llegando, y sino al tiempo, a un Estado totalitario.

Para finalizar os dejo el trailer de la pelicula 1984, basada en la obra de Orwell, la cual os invito, también, a leer.