Archivo de la etiqueta: Empresa

La cura no interesa

Ayer recibí una noticia que no me extrañó, para nada, pero si que me preocupó y el titular de esa noticia era: “Cura del cáncer: ¿bloqueada por las farmacéuticas?”

En tal noticia se cuenta que investigadores de la Universidad de Alberta, en Canadá, han conseguido curar el cáncer mediante una sustancia llamada dicloroacetato. El problema está en que esta sustancia no requiere patente y es más barata que cualquier otro medicamento al uso y esto a las farmacéuticas no les interesa, por eso no adquieren el producto.

Este es el tema que me gustaría debatir hoy, ¿por qué no interesa a las farmacéuticas obtener una sustancia que cura una enfermedad mortal y muy común en nuestra sociedad? Se podría responder a esta cuestión con muchas respuestas, la primera, el dinero, no interesa un producto barato para venderlo a bajo coste. Nos encontramos en una sociedad tan capitalista que, incluso, la salud de las personas pasan por debajo de los intereses del bolsillo de algunos, en este caso, del sector farmacéutico.

La frase “la salud es lo primero que importa”, en este caso, queda anulada como tal, convirtiéndose, más bien, en un eslogan publicitario que ayuda a la compra de más medicamentos.

Yo estoy poniendo el ejemplo del cáncer con esta noticia pero, me gustaría poner otro ejemplo, hablemos del SIDA. Yo pienso que ya existe cura para esta enfermedad, de hecho, se ha leído ya acerca de esto pero, si existe tal cura, ¿por qué no la facilitan?, volvemos a lo mismo, el poco interés por parte de las grandes empresas capitalistas, no sólo mirando por el capital, pienso yo, sino también mirando por la demografía. La población mundial asciende ya a casi 7000 millones de habitantes y la natalidad va en aumento siendo, además, las esperanzas de vida cada vez mayores en muchas partes del planeta. Sobramos, esa sería la palabra, en mi opinión, todo este problema también es debido a ello, a que deben liquidar, poco a poco, a cada uno de todos nosotros creando, en ocasiones, situaciones de pánico en toda la sociedad, jugando con nuestra salud, sino hagamos memoria con la Gripe A o la Gripe aviar.

En definitiva, la ciencia avanza y resultados se obtienen pero si esos resultados no son mostrados, de manera práctica, a los ciudadanos, todo quedaría vacío.

Os incluyo, aquí, la noticia de la que hablaba al principio, la cual incluye una entrevista al Premio Nobel de Medicina Richard J.Roberts y os añado, también, el trailer de una película que os recomiendo donde se explica muy bien toda la problemática de las farmacéuticas, con enfermedades a escala mundial, su cura, etc. esta película es Contagio de Steven Soderbergh.

http://www.vanguardia.com.mx/cura_del_cancer:_bloqueada_por_las_farmaceuticas_entrevista_con_el_dr._michelakis-731485.html

Un saneamiento público

En los últimos días, hay un tema muy candente en cuanto a la economía española y es el caso Bankia. Desde que Rodrigo Rato dimitiera de su cargo como Presidente de la entidad bancario, a principios de este mes, la cosa se ha ido encrudeciendo cada vez más y, la preocupación, de todos los que han depositado su confianza, y su dinero, en esta institución, también.

Al día siguiente de la dimisión de Rato ya había nuevo Presidente, se trata de José Ignacio Goirigolzarri y con su entrada la noticia de que, finalmente, será el Estado quien controle Bankia y asegura el Ejecutivo que aportará

“el capital que sea estrictamente necesario para realizar los saneamientos precisos”

¿De dónde provendrá ese capital? más tarde contestaré a esta cuestión, porque el caso es que, en el día de hoy, el Ministro de Economía de este país Luis de Guindos, estima que Bankia aún necesita 7500 millones de euros para su saneamiento total sin contar, los 4500 millones que ya han sido inyectados del FROB y asegura De Guindos que para este saneamiento y la recaudación de tal cantidad de dinero

“No es necesario ningún tipo de asistencia externa”

Añadiendo, a su vez, que según nuestro ministro, España cuenta con las medidas y herramientas suficientes para afrontar con los problemas a los que se enfrentan las entidades. Bien, amigos míos, no nos dejemos engañar y, volviendo a la cuestión que planteaba líneas atrás, ¿nos vamos a creer que no necesitarán ayuda externa?  pienso que no hace falta ser muy listo para conocer la respuesta y que ese capital necesario para el saneamiento de Bankia, será nuestro capital, los ahorros de miles y miles de personas que se irán al mismisimo garete. Así es y, pienso, que así será, como siempre, seremos los mismos los que tengamos que poner la solución que ya el propio Gobierno nos impone, un Gobierno que no es capaz y que, creo, que no tiene las herramientas suficientes, como ellos mismos indican, para hacer frente a una crisis que afecta mundialmente y, también, a nuestro país, no creo que las vaya a tener para afrontar otra serie de problemas.

Quiero dejar claro, como siempre, que todo lo digo desde mi más humilde opinión y, soy consciente, de que quizás haya gente que no piense igual que yo pero si quiero dejar clara una cosa y es que cuidado a quien confiamos nuestros ahorros que, ya de por sí, bastante mínimos son como para que existan personas que jueguen libremente con ellos y pienso que tendremos caso Bankia para rato.

¿Dónde reside el éxito?

Hoy me gustaría compartir con todos vosotros un artículo que escribí hace unos añitos como sociólogo. En este artículo trato el éxito y el fenómeno causado de tres grandes empresas multinacionales como son McDonald’s, Ikea y Zara. Aunque, este artículo, está escrito desde hace cuatro años, pienso que el éxito cosechado no ha cambiado para nada y que, las tres empresas, siguen con su fórmula. Dejar claro, de antemano, que mi intención, con este artículo, no es dar publicidad a dichas empresas ni causarles más beneficios, sino exponeros una realidad existente de tres fórmulas de trabajo, totalmente, lícitas.  Aquí os lo dejo:

Vivimos en un mundo rodeado de empresas y organizaciones, de todo tipo, grandes organizaciones, empresas familiares, etc. No todas las empresas tienen éxito, hay muchas que se van al traste por malas inversiones o asuntos internos de la propia organización, pero si existen, muchas, que tienen gran éxito en el mercado, un gran mercado dominado por la población.

En este artículo nos centraremos en ver el éxito de tres grandes empresas, una dedicada a la alimentación como es McDonald’s, una segunda con dedicación al hogar como Ikea y, una última organización, dedicada al ámbito textil como Zara. Veremos los pros y los contras de cada una de ellas.

McDonald’s es, quizá, la empresa con mayor éxito de todas las dedicadas a la alimentación y, especialmente, a la comida rápida. El impacto que ha tenido esta organización sobrepasa todos los límites mundiales, tanto es así, que incluso existe un proceso por el cual los principios que tienen y por los cuales se rigen para funcionar los restaurantes de comida rápida han ido dominando aspectos de la vida de la sociedad, en general. A este proceso se le puede llamar mcdonalización.

Si, vivimos en un mundo mcdonalizado, por ejemplo, si estamos en una ciudad en el extranjero, el lugar es desconocido para nosotros, gastronómicamente hablando, es hora de comer, ¿dónde acudiremos primero?, a un restaurante de comida rápida, bien sea McDonald’s o bien sea otro tipo de restaurante, pero del estilo, ¿por qué ocurre esto?, por la sencilla razón de que es lo conocido, nosotros ya conocemos lo que en ese tipo de restaurantes nos van a ofrecer, no hace falta pensar mucho para pedir el menú, lo conocemos de antemano.

¿Dónde encontramos ese éxito tan rotundo que tiene este proceso y, sobre todo, la organización de McDonald’s?

Primero, en la eficacia que nos ofrece, McDonald’s sabe perfectamente la manera de satisfacer las necesidades de toda la población. Dispone de unos medios por los cuales es capaz de hacer pasar a una persona de un estado de apetito a uno de satisfacción.

Un segundo elemento que hace el éxito de McDonald’s es la cuantificación y la buena valoración del servicio que ofrece, y no solo del servicio sino, también, del alimento. En un restaurante de comida rápida, como es el ejemplo de McDonald’s podemos conseguir una gran cantidad de comida por poco dinero. Por ejemplo, volvamos a nuestro viaje en el extranjero, yendo a un restaurante de comida rápida podemos comer, decentemente, en cuanto a cantidad se refiere, y pagar menos que lo que podríamos pagar en un restaurante convencional.

Más elementos del éxito de McDonald’s, por ejemplo, su previsibilidad,  ya conocemos lo que nos va a ofrecer, no hay nada nuevo, por eso mismo, refiriéndonos, nuevamente, a nuestro viaje imaginario, elegimos este tipo de restaurantes, como ya hemos dicho, anteriormente, porque ya conocemos lo que tienen, es lo mismo en Bilbao, que en Madrid, que en Londres o en Nueva York, no nos cambia la variedad del menú. Esta es la forma de no llevarnos sorpresa con la degustación de la comida, ya sabemos lo que estamos tomando.

Otro elemento de su éxito es la introducción de tecnología en sustitución de mano de obra. Cada vez más, los empleados trabajadores de los restaurantes McDonald’s tienen menos tareas que realizar, la bebida, por ejemplo, la sirve una máquina, las patatas se calientan solas en otra máquina. Eso implica el mínimo esfuerzo para los trabajadores.

Muchas veces los restaurantes de comida rápida nos recuerdan a una cadena de montaje, esto nos hace recordar, al fordismo. Haciendo memoria, el fordismo se denominaba al modo de producción en cadena que Henry Ford desarrolló en la fabricación de sus coches en Estados Unidos.

Este proceso suponía la combinación de las cadenas de montaje, una maquinaria especializada, altos salarios para sus trabajadores y, también, un elevado número de los mismos. ¿Esto que hacía?, lo que resultaba de ellos era que el producto pudiera venderse a un precio bajo dentro de una economía desarrollada. Con la incorporación de la maquinaría tecnológica en este tipo de organizaciones, las personas llegan a comportarse como tal, como máquinas y al comportarse los trabajadores de ese modo, tiene su lógica, el cambio de mano de obra por maquinaría de nueva tecnología.

Hasta aquí, podríamos resumir el éxito, pero este proceso, también, puede asumir riesgos que pueden ser causados por diversos factores como el incremento de la población, la aceleración del cambio tecnológico que, cada vez, es mayor, el aumento del ritmo de vida, entre otros.

Estos factores pueden llevar a que este proceso de mcdonalización y la propia organización dejen de funcionar de esa manera tan brillante.

McDonald’s es un claro ejemplo de isomorfismo, es decir, muchas empresas de cadenas de comida rápida siguen el ejemplo de McDonald’s cogiendo sus principios y son claro ejemplo de procesos de racionalización.

McDonald’s no es la única organización exitosa en nuestra sociedad, analicemos ahora otros dos casos como son los de Ikea y el de Zara.

Ikea es una empresa de origen sueco que se dedica a la venta minorista de muebles y objetos para el hogar y su decoración. Es una de las principales empresas de fabricación de muebles en el mundo trabajando en más de 40 países.

¿Dónde reside el éxito de Ikea?, su mayor factor de éxito es el abaratamiento de sus productos.

Al principio, la empresa, se dedicaba a vender todos sus productos por catálogo, pero eso no funcionaba correctamente, ya que la competencia lo llevó a una guerra de precios poniendo en riesgo la calidad de sus productos, por lo cual su creador decidió mostrar sus productos en un salón de exhibición, en Suecia.

El modelo de negocio que sigue Ikea y que le lleva al éxito y a ser el gran fenómeno entre las empresas dedicadas al mueble. Bajo una reformulación de su modelo de fabricación y comercialización, los muebles que vende la empresa son desarmables, algo que puede tener sus ventajas, por un lado, y sus inconvenientes, por otro.

La gran ventaja quizá sea que, al ser muebles desarmables, pueden transportarse al hogar de una forma práctica y cómoda, y con ello, también se consigue el abaratamiento de sus precios.

Una desventaja puede ser algún descontento por parte de la clientela, al desconocer, básicamente el montaje de los muebles, aún viniendo con sus instrucciones de montaje.

También se puede ironizar sobre el montaje de sus muebles, como se hace en la siguiente viñeta:

Posiblemente, un trabajador que quiera trabajar en Ikea se pueda encontrar con esta situación así, ¿qué imagen podría dar la empresa con esta actitud?, lo sorprendente es que este método funciona correctamente y presenta, realmente, más ventajas que desventajas

Otro elemento del éxito de Ikea es que todos sus productos cubren la necesidad del hogar y para todas las edades. La organización oferta muebles de calidad, muy funcionales y de diseño único que se ponen a la venta a un precio bajo, afirmando no renunciar al compromiso y la responsabilidad social con el medio ambiente. Este enfoque ecologista es un factor más en su exitosa carrera.

Otro elemento exitoso de Ikea es su venta por catálogo, como al principio de su creación, la em presa, también vende por catálogo sus productos, de hecho el catálogo de Ikea se le puede considerar como una de las publicaciones más esperada de todos los años en muchos países.

En definitiva, Ikea está causando furor en medio mundo siendo manteniendo firme su éxito en todos los ámbitos.

Por último, hablaremos, también, del éxito de Zara, una organización dedicada al mundo de la moda, perteneciente al grupo Inditex y fundad por el español Amancio Ortega.

Zara tiene tiendas en más de 60 países. La organización comenzó siendo un negocio familiar que se fue expandiendo gracias a su buen hacer y efectividad, hasta que llegó a convertirse en un modelo de logística. Poco a poco se fue abriendo al mundo hasta que a finales de la década de los 80 abrió su primera tienda fuera del estado español.

Actualmente, la empresa está reestructurando la logística buscando nuevas cosas, como por ejemplo, la eficiencia.

En el caso de Zara, ¿dónde se encuentra su éxito como modelo organizacional?

Zara se basa, directamente, en la expansión y en la producción de sus productos al momento, abasteciendo a sus tiendas varias veces por semana, para así dar respuesta a los gustos que tiene el cliente.

Otro elemento exitoso es mantener la exclusividad de sus productos, suelen confeccionar colecciones pequeñas  para su rápido agotamiento y, de esa forma, crear esa sensación de exclusividad.

Más factores de éxito es, por ejemplo, el cuidado máximo del escaparatismo y el diseño interior intentando mantener una cierta armonía dentro de sus tiendas.

Más factores exitosos es la poca publicidad que realiza, sin cansar, de esa forma, al consumidor y asegura la calidad de su ropa con una producción diaria de nuevas prendas, por tanto, la velocidad de creación es un elemento muy importante para el éxito de la organización.

Su filosofía está basada en pensar en el cliente siempre, es su ley de vida, adaptarse a los gustos del cliente, las modas y culturas, en busca de ello, se basan en lo que se ve en la calle.

Podemos resumir la estrategia organizacional de Zara y, la cual le lleva al éxito, de la siguiente forma:

Realiza moda para todas las edades y tanto para hombre como para mujer, con una alta rotación de sus modelos, cambiando los modelos y los colores continuamente. Intenta captar, de una manera instantánea, los gustos de la calle y da respuesta a esos gustos, rápidamente y, por último, se hace una alta utilización de tecnología para abaratar los costos de sus productos.

Zara, igual que los casos de McDonald’s e Ikea, que comenzaron como pequeñas empresas, ha logrado fielmente, colocarse como una de las empresas líderes de su sector en muchos países del mundo, pasando por todos los continentes.

Como hemos podido ver, estamos rodeados de empresas que utilizamos, muy a menudo, que esconden detrás un gran ejercicio de superación y de éxito, llegando otras empresas correspondientes a sus mismos sectores a copiar esos modelos exitosos dándose, de ese modo, un isoformismo generalizado.

Todas estas empresas, que hemos comentado, van, día a día, renovándose, aplicando novedades y haciendo frente a las necesidades de la sociedad moderna y capitalista en la cual estamos viviendo y, así,  acrecentar aún más su éxito continuado.