No reunimos los requisitos

Hoy quiero hablaros de un tema que creo importante, de hecho, no es la primera vez que hablo de ello, ya lo hice en los comienzos de este blog pero, en esta ocasión, quiero profundizar más, ir más allá del asunto, hablo del acceso laboral y las trabas que nos encontramos, todos sin excepción, bueno alguna si que ahí, pero prácticamente todos, para acceder a un trabajo de nuestra categoría formativa.

Comencemos este artículo con una idea base, un caso imaginario pero, a su vez, muy real. Desde los 3 años hasta los 16 te obligan a impartir unos estudios que, supuestamente, edificarán las bases de tu futuro vital y profesional; cuando sales del instituto, muchas veces, perdido o perdida por el qué pasará, confundido por la elección a tomar al final optas por estudiar un bachillerato para que, en un futuro no muy lejano, acceder a una carrera universitaria, terminas el bachillerato y te vuelven a probar con una serie de exámenes llamados Selectividad, sudas sangre por aprobarlos y cuando lo consigues, decides estudiar la carrera de tu vida y, después de cuatro años, con suerte, y situándote con la edad de 22 años ya estás, supuestamente, preparado para embarcar tu nuevo camino, EL MUNDO LABORAL.

Al principio lo ves con ilusión y te pones a buscar tu primer empleo cualificado con muchas ganas, por fin consigues tu primera entrevista y acudes a ella con nervios pero, después de hacerla y cuando ven tu currículum, te dicen que no cumples los requisitos necesarios para cubrir las necesidades del puesto que te plantean. Primer disgusto de una larga lista posterior, porque seamos realistas, por desgracia, ese es el pan de cada día. Después del disgusto decides seguir formándote, estudias todos los idiomas habidos y por haber, te apuntas a todos los cursos existentes, de mientras trabajas en trabajos que no tienen nada que ver con tus estudios y, cuando menos te lo piensas, te situas con la edad de 28 años. Ya te sientes preparado del todo y recibes una cita para una nueva entrevista laboral, acudes más nervioso que la primera si cabe y, al final de la misma, te dicen, “lo siento, no cumples los requisitos para el puesto”, pero no te rindes y sigues intentándolo, pasan meses y así sigues, en la larga lista de desempleados existente en nuestro país.

¿Qué es lo que realmente quieren las empresas?, ¿qué se espera de nosotr@s? Sinceramente, no lo sé, yo formo parte de esas larga lista de desempleados y sigo sin encontrar la respuesta, lo único que sé es que no me rindo y sigo luchando por escuchar “enhorabuena, el puesto es tuyo”, ¿cuándo llegará el día? con positividad y optimismo seguro que pronto.

Ahora, referente a este tema, me quiero centrar en otro asunto. Al principio de este artículo me refería a personas que entraban en la excepción de encontrarse trabas por el camino, me refiero a nuestros políticos, por raro que parezca, ellos forman parte de la excepción. ¿Qué político está totalmente cualificado para tomar parte de un cargo político?, ¿qué estudios tienen nuestros políticos? Me parece, realmente, vergonzoso que, por ejemplo, un presidente del Gobierno, como el nuestro o como el anterior, no sepan inglés cuando acuden a mil convenciones celebradas en países extranjeros o, por poner un ejemplo hipotético, un Ministro de Empleo que realmente sus estudios estén relacionados con la Medicina. Da igual, son políticos, forman parte de un partido político en el que tendrán todo el respaldo, sus estudios y cualificaciones son irrelevantes para el cargo, todos son iguales aquí, en Francia, en China o en Perú, seguirán siendo políticos. Pero, ¿por qué a un electricista, por ejemplo, le plantean una gran cantidad de trabas para poder trabajar como electricista y hacer bien su trabajo y a un político le dejan acceder a un cargo importante sin ningún tipo de problema? Y encima añadir que, la gran mayoría, no hacen bien su trabajo, el electricista, en cambio, si, quiere satisfacer al cliente y que, éste, vuelva a confiar en él pero no nos equivoquemos, nosotros no somos los clientes de nuestros políticos, no, por eso les da igual la ciudadanía, he podido encontrar la respuesta, pero si nosotros no somos sus clientes, ¿quiénes son? los políticos sólo se preocupan por ganar dinero, igual que el electricista, pero sus clientes son la banca, grupos empresariales, grupos religiosos y, seguramente, alguna que otra sociedad secreta. Entonces amigos, ¿ellos si cumplen los requisitos? la sociedad como véis está muy mal planteada y muy mal repartida; si mi labor como político es engañar a los ciudadanos compitiendo por su malestar, sinceramente, yo no querría ese cargo, prefiero ser electricista o, en mi caso, educador social o sociólogo, que realmente si satisfago a mis clientes y me preocupo por su bienestar y el mio propio, seguiré luchando por escuchar que por fin cumplimos los requisitos, solo hay que saber encontrar el camino adecuado, el camino de la honradez y de la sensatez, esa es la clave para que grandes empresas se fijen en nosotros y que, a pesar de la mala situación actual, sepamos destacar entre el resto y conseguir el puesto de nuestros sueños.

Para concluir con esta reflexión os dejo con esta parodia sobre los requisitos laborales en la búsqueda de un político.

Anuncios

Un pensamiento en “No reunimos los requisitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s