La voluntad por mejorar

El voluntariado en nuestra sociedad está en pleno auge y, más, en estos tiempos de crisis, en los cuales muchas asociaciones y organizaciones aprovechan para captar gente voluntaria que colabore, desinteresadamente, para ellas. Yo, personalmente, no lo veo como algo malo aunque, si es cierto, que muchas persona si que lo ven como algo innecesario y como un trabajo donde se explota a las personas pero esto no es así y es lo que me gustaría defender en este artículo, el orgullo de ser voluntario.

Yo soy voluntario, colaboro siempre que puedo con una asociación y siempre he trabajado, voluntariamente, con adolescentes, es donde más agusto me siento y los que más me aportan, aunque no lo pueda parecer. Todavía hay quien me pregunta, ¿cómo puedes trabajar sin cobrar ni un duro? siendo voluntario no hay dinero que te pague la satisfacción que te da, a mí personalmente, ver la sonrisa de un menor cuando realiza una actividad planteada por tí, ver como, en unas pocas horas, ese menor disfruta de algo que fuera de ahí no podrá disfrutar y ver como se olvida de todos los problemas que, en su casa o en la calle, pueda tener y escuchar, por su boca, palabras de agradecimiento que, realmente, hacen que te salten las lágrimas, ese es el mejor pago del mundo.

Sólo quien es voluntario/a conocerá esa sensación, como aportar con nada, porque al final no somos nadie pero para esas personas a las que ayudamos lo somos todo, y con un pequeño granito de arena, quizás no mejoremos del todo el mundo que tienen pero si colaboraremos para construir uno mejor lleno de luz y color.

Si es cierto que de voluntariado solo no se puede vivir pero si que se puede compaginar con otras actividades cotidianas de la vida, porque siempre eres tú quien tiene la libertad de horarios y con muy poquito tiempo, nunca malgastado, que se pueda invertir en ello se pueden hacer verdaderas maravillas, por eso yo aconsejo a todo el que quiera que haga la prueba y que después lo comente, que sienta esa satisfacción porque solo viendo un esbozo sonriente en el rostro de alguien necesitado de verdad, equivale a todo el oro del mundo con el que te puedan pagar. Por eso animo a que tú que estás leyendo esto te hagas voluntario/a y disfrutes de la alegría de los demás, que de verdad no cuesta nada.

Os dejo un vídeo sobre el sentimiento del voluntario realizado por Cruz Roja:

Anuncios

Un pensamiento en “La voluntad por mejorar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s